Consejos financieros y educacion financiera Ecuador
Calificación y

buró de crédito

: guía para principiantes
Calificación y buró de crédito: guía para principiantes
Todos hemos escuchado hablar sobre la calificación de créditos y, siendo honestos, lo hemos hecho con cierto temor. De igual manera, hemos escuchado que para acceder a cualquier tipo de crédito debemos tener un historial y obtener una calificación. Sin embargo, todos estos términos los hemos asociado con malas noticias sin tener información completa de cómo funcionan, qué significan, cómo evitar crearnos una mala reputación crediticia, etc.
En esta guía para principiantes te contaremos sobre algunos ámbitos importantes para que comprendas cómo funcionan las tarjetas de crédito, los préstamos o créditos, cómo no tener un mal puntaje en el buró crediticio, qué significan las calificaciones de créditos y otros puntos básicos que te permitirán tener una primera aproximación a estar informado sobre estos temas.

Buró de créditos

El Buró de Créditos es la nueva entidad en donde se registra la información sobre los créditos que una persona o compañía tiene con otras instituciones, como bancos, cooperativas, tarjetas de crédito, mutualistas, empresas de servicios básicos, e incluso algunos locales comerciales. Este sistema reemplaza a lo que antiguamente se conocía como la central de riesgos.
Esta es la empresa privada que entrega la calificación y el reporte crediticio a los ciudadanos y a las instituciones financieras y empresas que dan crédito. El reporte incluye todas las operaciones de crédito que la persona ha realizado en los últimos 36 meses y el estado en que se encuentran, ya que es una empresa autorizada por la Superintendencia de Bancos.
Su objetivo principal es garantizar que las deudas sean pagadas y, por lo tanto, mejorar la calidad de la economía nacional y proteger el dinero de las entidades financieras. Esto se logra a través de información de calidad, confiable y accesible y reduce el riesgo de creación de deudas que luego resultan imposibles de pagar.
Aunque tendemos a asociar estas entidades con malas noticias, estar en ella no es malo, ya que en sus bases no solo constan los “malos pagadores”, sino toda aquella persona que tenga acceso a realizar transacciones crediticias, es decir que sean potenciales acreedores o que ya tienen un crédito.
Todas las personas en esta base tienen una calificación que es un factor determinante para las instituciones con las que podemos acceder a créditos para saber si la deuda será cancelada a tiempo.
Las calificaciones en el sistema financiero ecuatoriano solían calificarse con un sistema de letras, de la A hasta la E, según qué tan apto era el sujeto para acceder a un crédito; sin embargo, actualmente se maneja con un sistema de calificación en puntos. El puntaje total que se puede obtener es 1.000, lo que habilita al ciudadano como buen pagador.
Es decir, un ciudadano cumplido quizás cuente con unos 800 o 900 puntos, pero si al contrario, se ha atrasado en sus pagos, el puntaje irá disminuyendo. Generalmente, los bancos califican y notan si un cliente es ideal para brindarle un préstamo cuando tiene un promedio de 750 u 800 puntos en adelante, un excelente cliente tendrá 900 puntos y más, y así sucesivamente.
Si deseas conocer cuál es tu calificación actual, para saber si eres apto o no para un crédito, puedes hacerlo en las oficinas de la Superintendencia de Bancos o a través de su página web.
Cuida y conoce tus finanzas personales
¿La solución?

Educación financiera

La mejor forma de mantenerse en una buena calificación crediticia es tener una buena educación financiera, cumplir a tiempo con las obligaciones financieras. Informarnos y ser responsables con nuestra economía a fin que nos permitirá tomar decisiones más conscientes y acordes a nuestra realidad económica. Además, hará posible que, en caso de necesitar endeudarnos, lo hagamos de forma que se convierta en una ayuda para alcanzar una meta y no en un desbalance en nuestra economía familiar y personal.
  • Accede a

    educación económica


    Actualmente existen múltiples opciones gratuitas para adquirir educación económica. La mayoría de entidades financieras ofrecen talleres, aplicaciones, plataformas, entre otros, que son de gran ayuda para comprender mejor nuestras finanzas, aprender a hacer presupuestos, sistemas de ahorro y acceder a créditos.
  • Utiliza tu

    inteligencia financiera


    Una vez que ya te has informado sobre educación financiera y económica, es tiempo de aplicar lo que has aprendido. A eso lo conocemos como inteligencia financiera, ya que hace referencia a tomar decisiones más conscientes, cautelosas y precavidas para no arriesgar tu patrimonio.
  • Cuida y conoce tus
    finanzas personales

    Asegúrate de llevar un estilo de vida financieramente saludable. De esta forma, evitarás obtener una calificación de crédito baja y accederás a mejores beneficios en el momento de necesitar préstamos o nuevas tarjetas de crédito. Conoce tu situación económica y maneja responsablemente tu dinero.
Si quieres saber más sobre cómo manejar tus deudas, visita nuestro artículo sobre este tema aquí.

También te puede interesar

Vacaciones de carnaval y tus finanzas
Vacaciones de carnaval y tus

finanzas

5 pasos para tener un manejo financiero saludable en este 2022
5 pasos para tener un

manejo financiero saludable

en este 2022