7 sorprendentes verdades sobre la educación financiera para niños

‘El dinero no crece en los árboles’. Seguro has escuchado esta frase en más de una ocasión. Lo más común es que sean los padres los que les dicen este conocido refrán a sus niños. El problema es cuando la frase se queda así y no nos damos el trabajo de ayudar a los pequeños a entender qué es el dinero, de dónde viene y por qué es importante manejarlo adecuadamente. Esos son los principios de la educación financiera para niños.

El manejo del dinero no es un tema sencillo, sobre todo cuando no se nos enseña desde niños a hacerlo correctamente. Una especie de ‘burbuja’ se impone sobre los pequeños cuando se trata de las finanzas del hogar. Sin embargo, esto no siempre es saludable. Si bien no es necesario hablarles a los niños sobre las dificultades financieras a las que puede enfrentarse un hogar, si es bueno incluirlos para que sean conscientes de todo lo que se requiere para sacar adelante una familia. 

Inculcar en los niños la educación financiera puede no ser fácil. Sobretodo porque no muchas personas recibieron esta información a temprana edad. Pero es importante fomentarla en los pequeños desde temprana edad. Así, a futuro, podrán tomar mejores decisiones relacionadas con sus finanzas personales. Cosas sorprendentes pueden pasar cuando se les habla a los niños sobre finanzas. Aquí te presentamos siete de ellas. 

  • Aprenderán a valorar el dinero 

Es falso que los niños no están listos para hablar sobre dinero. Lo cierto es que tener esta conversación con ellos les permitirá desarrollar una mayor consciencia de la importancia de valorarlo. Esto ayudará a que los niños le den un buen uso al dinero desde una temprana edad.  Una herramienta para que los niños aprendan a valorar el dinero es permitirles hacer uso de pequeñas cantidades. Tú serás la guía de tu niño para que aprenda a usar el dinero que le has dado de manera inteligente. El ejemplo es clave. 

  • Distinguirán entre un deseo y una necesidad

La necesidad y el deseo son conceptos que pueden aparentar ser bastante parecidos, pero son como el agua y el aceite. Mientras más pronto aprendan los niños sobre las diferencias entre estos dos términos, les será más sencillo administrar su dinero correctamente. Explícale que las necesidades son cosas imprescindibles para vivir, como la alimentación, mientras que los deseos son cosas que quisiéramos obtener, pero que no necesitamos para seguir con vida. 

Una manera de enseñar a los pequeños sobre la diferencia entre las necesidades y los deseos es dándole las razones de por qué no puedes, por ejemplo, comprarle todos los juguetes que él desea. Así lo ayudarás a saber diferenciar entre lo que es indispensable y lo que no. 

  •  Sabrán cómo trabajar para obtenerlo

Los pequeños deben entender que el dinero se obtiene trabajando de manera honesta y dura. Por ello, no se lo entregues a tu niño siempre que te lo pida. Ayúdale a saber que no basta con desear algo para conseguirlo. De esta manera aprenderá a ser responsable sobre sus finanzas y entenderá que se requiere de esfuerzo para obtener aquello que en ese momento su corazón desea. 

  • Aprenderán que el dinero no está solo para ser gastado

La educación financiera para niños les ayudará a entender cosas que, tal vez a ti te tomó más tiempo aprender, como el ahorro. Gracias a ella, tu pequeño tendrá claro que el dinero podría servir para concretar un objetivo más allá de comprarse un chicle o un juguete nuevo y aprenderá por sí solo a ahorrarlo para alcanzar los objetivos que se proponga. 

  • Será un consumidor más consciente 

La industria de la publicidad dirige una gran parte de sus anuncios a los niños. Sin embargo, si tu pequeño conoce de educación financiera, sabrá que no necesita aquel juguete que acaban de anunciar en televisión, internet, redes sociales;  o el nuevo dispositivo electrónico que ‘todos tienen’. 

  • Sabrá manejar sus finanzas cuando sea mayor

Datos obtenidos por la encuesta nacional de capacidades financieras que fue realizada por el Autoregulador de la Industria financiera de Estados Unidos muestran una realidad preocupante: los adultos jóvenes no saben cómo elegir productos financieros adecuados y acorde a sus necesidades. Una manera de evitar esta problemática es la educación financiera para niños. Esta permitirá que, cuando tu pequeño crezca, se preocupe por más que tener dinero para el día a día. Además Sabrá cómo usarlo para alcanzar otros objetivos. 

  • Tendrá el hábito de ahorrar desde pequeño 

Cuántas veces hemos dicho cosas como ‘ojalá hubiera ahorrado desde antes’. Un niño que tiene nociones de educación financiera entenderá la importancia del ahorro desde muy temprana edad y empezará antes a destinar una pequeña cantidad de dinero a ese fondo. Para enseñar a los niños a ahorrar es importante establecer metas que los ayudarán a mantenerse motivados. 

La educación financiera empieza en casa y sabemos que puede parecer un reto, pero su papel en la vida de tus hijos es clave. Recuerda que para que los niños entiendan las cosas debes explicárselas utilizando términos o ejemplos que ellos puedan entender. No olvides la importancia de hacerlo de buena manera y con una actitud positiva.  En Crisfe podemos ayudarte para que empieces tu educación financiera y así puedas transmitírsela a tus hijos.