¿Quieres manejar tus deudas? ¡La educación financiera es clave!

Las deudas pueden llegar a convertirse en un amplificador del estrés y la ansiedad de las personas. La principal razón es que muchos no entienden al 100% qué representa adquirir uno de estos compromisos. Esto se debe a los déficits en la educación financiera. No temas, no es tu culpa no conocer suficiente sobre cómo funciona el dinero, pero sí es importante que des los primeros pasos en este mundo. Estás aquí leyendo este blog y eso ya es un avance. 

Cuando una persona adquiere una deuda, quiere decir que se compromete a pagar a una persona o a una entidad por alguna contraprestación recibida. Es decir, esa persona o entidad te entrega un monto de dinero, un producto o un servicio por adelantado con el compromiso de que tú lo pagues después.

De esta manera, podemos adquirir deudas con un vecino que nos presta una cantidad de dinero para salir de algún apuro, con un comercio que nos entregó, por ejemplo, un electrodoméstico en cuotas. Las deudas también pueden adquirirse con entidades financieras que nos entregan un monto de dinero en cuotas que deben pagarse mes a mes. 

Ahora bien, hay varios tipos de deudas. Por más que la palabra tenga una connotación negativa, existen deudas “buenas” y “malas”. Las deudas buenas son aquellas que si bien representan un compromiso de pago a largo plazo pueden ser vistas como una inversión. Un claro ejemplo de una deuda “buena” es una hipoteca. Esto se debe a que sus tasas de interés son bajas y son para una inversión, en este caso una casa, que aumentará de valor con el tiempo. 

Luego están las deudas malas. Son deudas que se adquieren para consumo, satisfacer algunos deseos, incluso por adicción, los instrumentos financieros más comunes que suelen utilizarse son:  tarjetas de crédito, los préstamos de consumo, los avances en efectivo y el crédito informal. Estas deudas son consideradas malas porque cumplen con una o varias de las siguientes características: 

  • El producto que adquieres se consume de forma inmediata
  • El producto que adquieres se desvaloriza
  • El producto pierde valor y se cancela a un valor mayor por la tasa de interés 

Hay muchas razones por las cuales se adquieren deudas. Sin embargo, la principal es la falta de educación financiera, lleva a las personas a tener malos hábitos en lo que se refiere a sus gastos. Por ello es usual que las deudas se acumulen. Cuando esto sucede, las personas se enfrentan a dificultades para cumplir con los compromisos que adquirieron, ya sea con el vecino, el comercio o el banco. 

Entonces empiezan los dolores de cabeza, las deudas se acumulan y las personas empiezan a trabajar solamente para poder pagarlas. Esto, según explica la Superintendencia de Bancos, se denomina carrera de ratas. 

¿Qué es la carrera de ratones?

El empresario Robert Kiyosaki fue quien difundió este concepto en su libro ‘Padre rico, padre pobre’. Según él, las personas entran en esta carrera cuando los gastos crecen al mismo ritmo del incremento de las ganancias. Quienes corren esta carrera notan que no importa cuánto dinero ganen, siempre les queda corto. Kiyosaki usó los ratones para ilustrar su concepto debido a que estos animales tienen la capacidad de estar constantemente dentro de una rueda sin poder salir. 

Algo similar sucede con las personas que adquieren deudas a medida que crecen sus ingresos. Ellas trabajan, obtienen dinero, pagan sus deudas y se quedan sin dinero. Entonces el ciclo vuelve a empezar. Y sí, puede ser difícil salir, pero no es imposible. 

¿Cómo salir de la carrera? 

La educación financiera será clave. Recordemos que esta brinda a las personas la capacidad de conocer conceptos básicos de finanzas personales y sobre cómo se maneja el dinero. Lo clave aquí es que estos conceptos sean entendidos de tal manera que puedan ser aplicados en el día a día de las personas. Por ello, el primer paso para abandonar esta carrera es identificar tus gastos e ingresos y determinar cuántos años tendrás que trabajar para cubrir cada una de tus deudas. 

Gracias a la educación financiera entenderás cuáles de tus gastos son innecesarios o cómo manejar tu dinero de mejor manera, lo que te ayudará a salir de las deudas. Eso sí, no es algo que sucederá de la noche a la mañana. El aprender a manejar las deudas y posteriormente salir de ellas es un proceso que requiere de tiempo, compromiso, paciencia y esfuerzo.  

Otros consejos para manejar tus deudas

La Superintendencia de Bancos del Ecuador dice que un segundo paso para manejar las deudas es “destinar un porcentaje de sus ingresos específicamente para salir de las deudas adquiridas”. En un inicio, este monto puede no ser muy alto, pero lo importante es apartar esa parte de los ingresos y saber para qué se va a utilizar. 

Si te sientes perdido y no sabes por dónde empezar estamos para aportar. En Crisfe hemos diseñado programas de educación financiera que buscan aportar a las personas a tener más alternativas para generar ingresos, saber cómo administrarlos y usarlos para su crecimiento. Contáctanos, nos encantará ayudarte.