Conoce ¿por qué el ahorro es el mejor salvavidas en momentos de crisis?

Cuando nos enfrentamos a una crisis, puede parecer que todo el mundo se nos viene abajo. Solo recordemos el año 2020, y algunas de las consecuencias que ha dejado hasta la actualidad, La economía del hogar de miles de familias en el Ecuador y el mundo se vio fuertemente golpeada debido a suspensiones, reducciones o terminaciones de empleos. Entonces, las cuentas empezaron a acumularse y empezaron los problemas. 

La situación afectó a las personas de diferentes maneras. Aquellos que pudieron navegar mejor por estas turbias aguas tuvieron un factor común: contaban con un fondo de ahorro del cual pudieron sujetarse. Fue, para ellos, como una especie de salvavidas. Esto demuestra que el ahorro es una herramienta muy útil para combatir las crisis. 

Ahorrar para superar los tiempos difíciles es importante, pero además los ahorros pueden permitir a las familias invertir en varios ámbitos que van desde la salud hasta la educación de los hijos. Con ello, las personas pueden llegar a tener una vida con menos desafíos económicos. Ahorrar es un hábito. Lo ideal sería desarrollarlo desde la infancia, pero si no lo hiciste no te preocupes, este hábito puede generarse en cualquier etapa de la vida. 

El autor del libro ‘Cómo mejorar la economía de su hogar, la importancia del ahorro’, Wilson Mariño, explicó a la  Revista Líderes que “el ahorro es un medio de supervivencia con miras a épocas de escasez”. Además, dice “a través del ahorro, se puede construir un patrimonio o un fondo de respaldo para las familias”.  

Ese fondo de respaldo se traducirá en tranquilidad para tu familia. Si el día de mañana ocurre un imprevisto que afecta sus ingresos, como la pérdida de un empleo, la reducción de ventas de un negocio o la salud de un integrante de la familia se complica, ese fondo estará ahí. Será una especie de pared en la que podrás apoyarte hasta que la situación se normalice. 

Los beneficios están ahí y son claros, pero en Ecuador, según datos del INEC, existe poca cultura del ahorro. Las estadísticas indican que casi el 60% de los hogares están en capacidad de ahorrar, es decir, sus ingresos son superiores a sus gastos. Del otro lado, la realidad es que el 41,1% de los hogares del país tienen gastos que superan sus ingresos. Esto quiere decir que son hogares que no tienen capacidad de ahorro. Muchas personas no saben por dónde empezar.

¿Cómo ahorrar?

Lo que sí es cierto es que mientras más pronto empieces a ahorrar, el dinero tendrá más tiempo para crecer. Pongamos un ejemplo para ilustrar esto de mejor manera. Supongamos que el 1 de enero te propusiste ahorrar 1 dólar diario. Un año tiene 365 días, por lo que, si cumples con tu propuesta, al final del año tendrás 365 dólares. 

Si, en cambio, te propones ahorrar 1 dólar diario, pero a partir del 1 de junio, solamente tendrás la mitad del año para lograr generar tu fondo de ahorro. Es decir, no lograrás tener los 365 dólares hasta finales del año como la persona que empezó a ahorrar el 1 de enero, tendrás solamente 213 días, lo que querrá decir que sumarás 213 dólares. 

Pero no dejes que esto te desanime. Cuando se trata de ahorros, lo importante realmente es empezar. Puede ser con montos pequeños, como el dólar del ejemplo anterior, o con montos más grandes. Es común que se apliquen dos reglas para decidir cuánto dinero se destina al ahorro. Estas son: 

Regla del 50/20/30

De acuerdo con lo establecido por esta regla, el 50% de los ingresos que recibe una persona o una familia deben utilizarse para los gastos básicos. Un 20% debe destinarse al ahorro, mientras que un 30% para gastos personales. 

Por ejemplo, si una persona recibe al mes 1 000 dólares, según esta regla, debería distribuirlos de la siguiente manera: 

500 dólares para gastos básicos

200 dólares para ahorro

300 dólares para gastos personales

Regla del 10%

Otra regla que se escucha comúnmente es que las personas deben destinar un 10% fijo de sus ingresos netos mensuales al ahorro. Así, si tomamos el ejemplo pasado, la misma persona que ganaba 1000 dólares, deberá destinar 100 al ahorro y el resto ocuparlo en gastos del mes. 

Es importante saber que no todas las personas pueden ajustarse a una misma regla, por lo que deberás analizar tu realidad financiera, tus ingresos, gastos y más, antes de determinar cuánto dinero se irá a tu fondo de ahorro. Apenas llegue un ingreso a tu bolsillo ahorra el porcentaje que hayas decidido, y con el dinero restante asegúrate de que puedes cubrir los gastos esenciales de tu familia, como su alimentación, su vivienda, la salud y la educación.  Si no es posible reduce gastos y el porcentaje de ahorro.

¿Cómo empezar?

Ahorrar puede parecer muy difícil, sobre todo al principio. Por ello te recomendamos que te asesores con especialistas que puedan guiarte conociendo al 100% tu situación y realidad financiera. No tienes que buscar mucho más para llegar a ellos. En Crisfe podemos ayudarte a empezar a ahorrar, enseñarte cómo mantener y manejar ese fondo, cómo y cuándo utilizarlo. No esperes más y contáctanos.