USO ADECUADO DE LA TARJETA DE CRÉDITO

La tarjeta de crédito se convierte en una herramienta clave en la crisis sanitaria evitando el contacto con monedas y billetes; con ella es posible cancelar el consumo de bienes y servicios, cubrir emergencias e incluso utilizarla para iniciar o reactivar el negocio.

En Ecuador según la Superintendencia de Bancos en abril de 2020 se encuentran emitidas 3´474.782 millones de tarjetas de crédito entre varias instituciones financieras y marcas de las mismas.

Al igual que todos los instrumentos financieros la tarjeta de crédito tiene sus riesgos y beneficios; algunos consejos para su adecuado manejo:

  1. Conoce términos y condiciones del contrato antes de aceptar la tarjeta.
  2. Maneja máximo dos tarjetas de crédito; una para el uso habitual y otra para utilizarla solo en caso de emergencia.
  3. Si tienes un evento inesperado y requieres hacer uso del avance de efectivo, utiliza los canales digitales, virtuales o el cajero automático de la entidad financiera; en éstos canales la comisión es menor que si realizas la misma transacción por ventanilla. Sumado a que la transacción puedes realizarla desde el aislamiento.
  4. No difieras bienes o servicios más allá de su vida útil. Los alimentos pueden cancelarse con la tarjeta de crédito, pero debe ser un crédito corriente.
  5. Aprovecha el financiamiento sin interés entre la fecha de corte y la fecha de pago de tu tarjeta, en éste caso estás utilizando el crédito CORRIENTE y cuentas con hasta 45 días de financiamiento para cancelar tus consumos sin incurrir en costos financieros.

 

  • Ejemplo: fecha corte 18 de junio 2020 / fecha de pago 03 de julio 2020

 

Escenario 1: Para cancelar las compras realizadas antes del 18 de junio, dispones un plazo de 16 días para reunir el dinero y cubrir esos pagos

Escenario 2: Si realizaste compras el 19 de junio tienes 45 días para cancelar tus consumos haciendo uso de tu crédito CORRIENTE.

ERRORES QUE DEBES EVITAR

  • Realizar avances de efectivo para pagar cuotas de otra tarjeta u otros créditos (jineteo).
  • Cancelar los mínimos.
  • Diferir pagos para bienes o servicios más allá de su vida útil.
  • No revisar tu estado de cuenta de forma permanente.

 

“El tiempo y las compras inteligentes son claves en la administración del dinero personal, familiar o del negocio”