Conoce 10 sencillos pasos para administrar la economía de tu hogar

¿Sabías que el 58% de los ecuatorianos si tiene que afrontar un gasto imprevisto equivalente al monto de su ingreso mensual debería recurrir a un financiamiento?  (Encuesta de medición de las capacidades financiera CAF Banco de Desarrollo de América Latina 2020)

Sabemos que manejar la economía del hogar puede parecer abrumador. Comida, renta, servicios básicos, educación y más son parte de los gastos que día a día miles de hogares en el mundo realizan. Aprender finanzas y realizar los gastos de manera inteligente y ordenada te permitirá cuidar tu salud financiera y la de tu familia. 

Además de los gastos, la economía familiar tiene que ver con otros rubros como los consumos discrecionales, las inversiones y, claro está, el ahorro. Para poder atender cada uno de ellos es importante tener un panorama claro de cómo está la situación financiera de tu casa. Esto se logra haciendo un inventario de todo el dinero que entra a la casa y todo lo que sale. De una buena administración de la economía de tu hogar dependerá tu calidad de vida y la de tu familia. 

Por más complejo que parezca, es un proceso sencillo. Puede ser que hayas aprendido que ‘de dinero no se habla’, pero lo cierto es que es importante involucrar a todos los miembros de la familia en este proceso. Así te asegurarás de que todos tengan clara la realidad financiera del hogar. Esto te ayudará a evitar gastos y deudas innecesarias. 

Empezar a administrar la economía del hogar es importante, pero debes asegurarte de que sea un proceso que realizas constantemente. No puedes seguir los pasos un mes y al siguiente no hacerlo. Si no sabes por dónde empezar, esta guía puede ser de ayuda. 

    1. Maneja las finanzas con franqueza

Muchas veces, la responsabilidad de la administración de las finanzas de una familia recae en la cabeza o cabezas del hogar. Si más de una persona está involucrada, la comunicación y la franqueza son extremadamente importantes. 

Las personas que manejen las finanzas deben ser claras sobre los ingresos y los egresos de la casa. Nada debe darse por sobre entendido y se debe evitar hacer gastos sin que estos hayan sido discutidos previamente. Sobretodo si se trata de sumas importantes de dinero. 

    2. Lleva un registro de los gastos

Los gastos recurrentes- es decir, los que se hacen mes a mes como son el arriendo o las pensiones escolares, son solo uno de los múltiples gastos que tienen los hogares. Si alguna vez has dicho ‘no sé a dónde se va la plata’ un registro puede ser la solución. 

Este puede hacerse de manera muy sencilla. Toma un cuaderno y algo para escribir en él y registra todos los gastos. Con el tiempo notarás que este registro te dirá a dónde se está yendo el dinero y, si en algún momento lo necesitas, puedes recortar esos gastos. 

    3. Arma un presupuesto

Los expertos en finanzas pueden discrepar en muchas cosas, pero hay una que todos, o la mayoría, siempre aconsejan: arma un presupuesto. El presupuesto es una herramienta que te permitirá mantener bajo control tus gastos. 

A diferencia que tu registro de gastos, el presupuesto te permitirá proyectar  cuáles son tus prioridades financieras y tener presente otros factores que son igualmente importantes como el ahorro. En el presupuesto debe constar todo: desde el arriendo, las pensiones, el alimento, los gastos médicos, el ahorro, entre otros

En Internet puedes encontrar plantillas para armar presupuestos que te ayudarán a iniciar, pero lo importante es que el presupuesto sea creado a tu medida y sea algo que tú entiendas y puedas utilizar. 

    4. Evita endeudarte innecesariamente

Créditos directos, tarjetas, préstamos… todas estas son opciones que te permitirán adquirir bienes con relativa facilidad y en cuotas. Ahora bien, estas facilidades deben utilizarse únicamente en casos excepcionales. 

Evita, por ejemplo, diferir la tarjeta de crédito para hacer las compras de comida, pues este es un gasto que deberás realizar de manera recurrente y cancelarlo como un gasto corriente. Si notas que necesitas hacer uso del diferimiento de la tarjeta para gastos de ese tipo, algo está mal con la salud financiera de tu hogar.

    5. Sé organizado

Este paso puede ir de la mano con el presupuesto y el registro de gastos, pero hemos decidido separarlo porque es importante que sepas que el manejo de las finanzas debe ser organizado y lo más claro posible. Tú debes entenderlo y conocer claramente dónde está el dinero que ha entrado y a dónde ha ido a parar el que ha salido. 

    6. Define objetivos 

Establecer objetivos te permitirá mantenerte motivado en la administración de las finanzas. Si, por ejemplo, quieres comprar una casa, asegúrate de estar cada vez más cerca de esa meta y no más lejos. El tener ese objetivo te ayudará a identificar esos gastos que pueden evitarse y que irán al fondo para tu casa. ¡Cada dólar cuenta! 

    7. Ahorra

El 2020 nos enseñó que la realidad puede cambiar de un momento a otro. En tiempos de incertidumbre en los que los ingresos pueden verse reducidos, el contar con un fondo de ahorro puede brindarte tranquilidad y ayudarte a manejar cualquier emergencia.  Te recomendamos destinar una cantidad mensual a tu fondo de ahorro, con el tiempo lo verás crecer y sabrás que está ahí para ti cuando lo necesites 

    8. Involucra a tus hijos

Es extremadamente importante que los niños crezcan con buenos hábitos financieros. Los pequeños del hogar deben conocer de dónde viene el dinero, cuánto cuesta ganarlo y por qué deben cuidarlo. El involucrarlos les dará herramientas y el aprendizaje necesario para que, a futuro, puedan manejar su dinero sin problemas y sean independientes.

    9. Invierte en el futuro

Ya sea que quieras tener un fondo disponible para cuando te retires o la posibilidad de apoyar el desarrollo profesional de tus hijos, no dudes en invertir en el futuro. Los frutos de esto tomarán más tiempo, pero serán más satisfactorios y te darán tranquilidad.

    10. Apóyate en expertos

Aprender finanzas requiere de determinación, tiempo y paciencia.  En algunas ocasiones podrás necesitar del acompañamiento de expertos. En la Fundación Crisfe trabajamos para educar a las personas y enseñarles a manejar sus finanzas personales y familiares.