Planificar tus vacaciones puede cuidar tus finanzas personales

¿Sabías que solo el 43% de los ecuatorianos declara tener una meta financiera, y nadie considera entre ellas a las vacaciones?

Las vacaciones suelen ser costosas. El transporte, el alojamiento, la alimentación y las atracciones son solo algunos de los gastos que deben cubrirse cuando tomamos un descanso de nuestra rutina. Cambiar de ambiente es una manera de recargar energías y crear recuerdos que durarán por siempre en la memoria. Para que tus vacaciones permitan que tú y tu familia se relajen, es importante no descuidar las finanzas personales durante este período. 

La planificación de tus vacaciones puede ayudarte a disfrutarlas al 100%. Este período de descanso que tú y tu familia se merecen no tiene por qué desfinanciarte. Solo debes darte el tiempo de analizar los detalles y pormenores del viaje para que estos no se conviertan luego en un dolor de cabeza. Te dejamos estos consejos para cuidar tus finanzas personales antes, durante y después de tus vacaciones. 

    1) Crea un presupuesto  

Calcula y planifica de manera anticipada los gastos en los que incurrirás durante las vacaciones. Esto te permitirá conocer de antemano cuánto te costarán, la cantidad de dinero que destinarás, por ejemplo, a entretenerte o conocer tu destino, el viaje en general o incluso los recuerdos que pudieras traer a tus seres queridos. Realiza un cálculo y determina cuánto podrías gastar en cada una de esas categorías. 

Eric Simonson, especialista en planificación financiera, dio a la cadena internacional CNN un truco para armar el presupuesto de las vacaciones. Consiste en revisar tus ingresos del año previo a tu viaje y no gastar más del 20% de ellos durante las vacaciones. Es decir, si una persona recibe mensualmente 600 dólares, durante el año recibirá 7 200 dólares. Por lo tanto, su presupuesto para las vacaciones no debería exceder de los 1 400 dólares. 

    2) Apégate a tu presupuesto

Las vacaciones suelen ser épocas de gastos impulsivos. A veces en medio de la emoción del viaje, puedes incurrir en gastos innecesarios. Un claro ejemplo de esto son los souvenirs o recuerdos del viaje o de las atracciones que se visitan durante el paseo. La alimentación también puede ser uno de los rubros en los que se gasta más de lo debido, pero hablaremos de ella más adelante. Si te diste el trabajo de armar un presupuesto, apégate a él y cuida de esta manera tus finanzas. 

    3) Planifica tu viaje 

Una buena manera de optimizar tu presupuesto y hacer que rinda de una mejor manera es con la planificación del viaje. Pongamos como ejemplo las tarifas de los hoteles que varían dependiendo de una serie de factores, entre ellos la época del año en la que decidas viajar. Lo mismo sucederá con la compra de pasajes o el alquiler de los vehículos en caso de que lo necesites. 

Otro factor que influye en el costo de las vacaciones es qué tan cerca sea la fecha de tu viaje al momento en el que realizas la reserva del mismo. Mientras más cerca esté, el viaje podría costarte más. Por ello, el hacer las reservaciones y adquirir todo lo que puedas por adelantado podría ahorrarte varios dólares, pues te permitirá encontrar las opciones económicas que, normalmente, son las que primero se agotan.

   

    4) Viaja en grupo 

Un viaje en grupo es una excelente opción para ahorrar durante las vacaciones. Esto se debe a que muchos de los gastos en los que se incurre durante las vacaciones, como por ejemplo el alquiler de un vehículo, son los mismos sin importar si el vehículo es para 2 o para 4 personas. Si, por ejemplo, viajas en un grupo de cuatro, y el automóvil te cuesta 40 dólares diarios esto quiere decir que cada viajero deberá aportar 10 dólares al día para el carro. Si el paseo es solo entre dos personas, cada una deberá poner 20. Además, varios destinos suelen ofrecer descuentos tanto en alojamiento como en otras actividades para grupos grandes. 

    5) Optimiza el presupuesto de alimentación

Luego del viaje y el alojamiento, el rubro al que más se suele destinar dinero durante unas vacaciones es la alimentación. Seguro has notado que comer en casa resulta mucho más económico que salir a comer, la misma regla aplica para las vacaciones. Por lo tanto, considera ir a una tienda o a un supermercado para adquirir alimentos básicos como pan, leche, huevos, u otro, para que tu familia pueda comer en casa al menos una o dos de las tres alimentaciones diarias.

Si estás pensando en hospedarte en un hotel, una buena opción para ahorrar dinero es buscar opciones que tengan el valor del desayuno incluido en el hospedaje. Evita ordenar servicio a la habitación que siempre representa un costo adicional y puede influir de manera negativa en tu presupuesto. 

En conclusión, si estás pensando en tomarte unas vacaciones, la planificación financiera no debe quedar de lado. Es un elemento vital que te permitirá evitar endeudarte de manera innecesaria y disfrutar realmente del descanso que unos días lejos de la rutina pueden darte.