5 razones por las que la educación financiera fomenta la disciplina

La capacidad de tomar decisiones informadas en lo que se refiere a las finanzas es una de las muchas ventajas que ofrece la educación financiera. Y por muy importante que sea esto, la realidad es que la mayoría de personas no tiene la información necesaria para conocer cómo funciona el dinero. Pero más allá de brindar las herramientas para el manejo de los recursos económicos, la educación financiera fomenta la disciplina. ¿No nos crees? Sigue leyendo y verás que es verdad. 

Veámoslo así. La Autoridad de Servicios Financieros del Reino Unido define a la educación financiera como el desarrollo de “la capacidad para administrar tu dinero, dar seguimiento a tus finanzas, planear para el futuro, elegir productos financieros y mantenerte informado sobre asuntos financieros”. Por otro lado, la Comisión de Educación Financiera de los Estados Unidos, dice que gracias a la educación financiera se ayuda a las personas a “desarrollar las habilidades necesarias para evaluar las opciones y tomar las mejores decisiones financieras”.

En Ecuador, la Superintendencia de Bancos dice que la educación financiera “es un proceso estructurado y continuo mediante el cual la población aprende o mejora la comprensión de conceptos, características, costos y riesgos de los productos y servicios financieros”. Además, dice esta definición, este aprendizaje facilita a las personas a adquirir “habilidades para conocer sus derechos y obligaciones y tomar decisiones a través de la información y asesoría objetiva recibida a fin de actuar con certeza y de esta manera mejorar sus condiciones y calidad de vida” 

Ahora pensemos en la definición de disciplina. Se trata de un conjunto de reglas que regulan comportamientos enfocados en mantener el orden. Cuando estas normas se siguen de manera regular, se logra llegar a un resultado. La disciplina requiere de hábitos y la formación de estos toma 21 días. Así lo teorizó en 1960 Maxwell Maltz, un cirujano cosmético de EE.UU. creador de un sistema de ideas que, según su explicación, podría conducir a las personas a llevar una vida más exitosa.

Según Maltz, las personas debemos tomar 15 minutos diarios a la misma hora en el mismo lugar para cualquier nuevo hábito que deseemos crear. Esta especie de ‘ritual’ debe seguirse rigurosamente por 21 días consecutivos. Si fallas un día, debes volver a empezar. 

Sabemos que puede parecer que estas definiciones no están conectadas, pero sí lo están. Te lo explicaremos mostrándote 5 formas en las que la educación financiera fomenta la disciplina.

1. Desarrollo de habilidades

Hablemos de la educación financiera como un desarrollo de habilidades. Piensa en la última vez que adquiriste una habilidad nueva. Pongamos como ejemplo la práctica de un nuevo deporte como el fútbol. Un buen futbolista no se forma de la noche a la mañana, requiere de horas de entrenamiento en la cancha y fuera de ella. En resumidas cuentas, un deportista no se forma sin disciplina. 

Lo mismo sucede con la educación financiera. El hecho de que te des el tiempo de ampliar tus conocimientos en esta área, como en este momento que estás leyendo este artículo, implica que, estás en el camino adecuado para tomar las mejores decisiones financieras. Puedes estar en el punto de partida, y esto ya es un avance. 

2. Planear para el futuro

Una parte importante de la planificación a futuro es tener en mente y tomar decisiones sobre cómo queremos que este sea. ¿Tenemos una vivienda propia, un negocio? Puede ser lo que tú elijas, pero para ejecutar y llegar a ese futuro que has visualizado, requieres de herramientas para que las finanzas sean el viento que te impulsa hacia él, y no la piedra en el zapato que no te deja avanzar. La educación financiera será ese viento que te indicará, por ejemplo, cuánto dinero necesitas para alcanzar ese sueño. 

3. Dar seguimiento a tus finanzas

Sabemos que, para muchas personas, especialmente para las que no han recibido educación financiera, el seguimiento a las finanzas puede convertirse fácilmente en un dolor de cabeza. Esta es una tarea que requiere de mucha disciplina y compromiso de tu parte. Debes tener momentos definidos para revisar los ingresos y gastos, hacer ajustes cuando sea necesario. 

Veámoslo así: supongamos que todos los días te comes una hamburguesa que cuesta dos dólares. En un mes gastarías unos 60 dólares en hamburguesas y en un año no solo habrás utilizado 720 dólares para adquirir ese alimento, de seguro habrás causado graves afectaciones a tu salud. La educación financiera te permitirá tomar mejores decisiones respecto a ese ‘pequeño’ gasto. Gracias a ella sabrás que tal vez no es lo mejor utilizar todos los días esos dos dólares para comerte una hamburguesa. 

Está bien que te des un gusto de vez en cuando- digamos una vez al mes- y eso es algo que puedes incluir en tus gastos habituales. Haciendo que el gasto mensual en hamburguesas sea de dos dólares, no 60 como en el ejemplo anterior, y el anual sea de 24 dólares, y no 720. Todo esto sin mencionar los problemas de salud que también te ahorrarás. 

4. Elegir productos financieros

Imagina que mañana te llaman de una institución financiera y te ofrecen un crédito aprobado a tu nombre. Lo único que debes hacer es acercarte a una oficina, firmar unos papeles y listo, el dinero es tuyo. Suena bien, ¿verdad?
¡Alto ahí! La decisión de adquirir un nuevo compromiso financiero no es algo que debe tomarse a la ligera. ¿Podrás cumplir a futuro con la obligación que implica ese crédito? Si tienes las herramientas que te da la educación financiera, sabrás responder a esta pregunta y podrás tomar la mejor decisión para ti y tu familia. Decir ‘no gracias’ a esta tentadora oferta que no necesitas o no podrás cumplir a futuro, es solo una muestra más de la disciplina que has adquirido. Todo gracias a la educación financiera.

5. Mantenerte informado 

Aceptémoslo, para muchas personas, la información sobre lo que sucede en el mundo de las finanzas resulta aburrida, pesada y difícil de entender. Pero el conocer los acontecimientos más relevantes al respecto te permitirá tomar decisiones más estratégicas. Gracias a la educación financiera, no solo podrás entender de lo que hablan los noticieros o las redes sociales, te interesarás en hacerlo. Esta disciplina la adquirirás casi sin darte cuenta, una vez que empieces tu viaje en el mundo de la educación financiera. Todo vuelve al tema de la formación de hábitos y la disciplina. 

Manejar las finanzas de manera responsable y con disciplina puede parecer retador al principio. Por ello en Crisfe estamos para apoyarte. Contáctanos, será un gusto para nosotros guiarte en este camino.