Consejos financieros y educacion financiera Ecuador

¿Por qué es crucial que los jóvenes aprendan educación financiera?

¿Por qué es crucial que los jóvenes aprendan educación financiera?
La pandemia del covid-19 afectó significativamente la economía de miles de familias en el Ecuador. En declaraciones recogidas por diario El Universo, Aval Buró dijo que a marzo del 2021, el 14% de ecuatorianos con crédito había deteriorado su puntaje en su reporte crediticio. Los últimos análisis de esta firma preveen que 20 de cada 100 ecuatorianos incumplirán en el pago de su obligación crediticia Las cifras demuestran la importancia de la implementación de programas de educación financiera en el país. Y qué mejor que hacerlo desde una temprana edad.
Debes saber que el manejo inadecuado del dinero tiene una solución que está a tu alcance. Si tú aprendes a utilizarlo bien, tus hijos también sabrán cómo hacerlo. Pues son los padres quienes modelan e instruyen a sus hijos sobre el uso adecuado del dinero. Por lo tanto, está en ti que tu pequeño adquiera los conocimientos necesarios para manejar el dinero.
A nivel cultural, existe una creencia popular que debemos destruir para poder incrementar la cultura de la educación financiera. Seguro has escuchado que “los niños no necesitan saber de dinero”. Esto no es verdad, los niños necesitan ir aprendiendo poco a poco sobre el dinero. A medida que les entregues más información, se desarrollará una mejor relación con el dinero. Gracias a ello, tu hijo adquirirá más hábitos positivos en lo que se refiere a su manejo.
¿Cuándo empezar a enseñar la

educación financiera para niños

?
Enseñar educación financiera a niños con crisfe
El Consejo Nacional de Educadores Financieros de los Estados Unidos asegura que es importante que las personas aprendan habilidades de manejo de dinero antes de que empiecen a manejarlo. Así como lo lees. Por eso, la edad ideal para aprender estas herramientas es entre los 6 y los 16 años. Esto según la información de esta entidad, para Fundación CRISFE empezar ésta educación desde que ingresan a la Educación Formal a inicial 1 es lo ideal (edad entre 3 y 4 años).
Los padres buscan que sus hijos tengan un mejor futuro, que tengan mejores y más oportunidades. Anhelan que las complicaciones que surjan en su vida no se vuelvan demasiado difíciles de sobrellevar. Por eso la responsabilidad de enseñar a los hijos a utilizar el dinero de forma adecuada es una tarea que tendrá un gran impacto. Este no solo se sentirá en la vida de tu hijo, sino también en toda la sociedad.
Cuando los adultos jóvenes no tienen las herramientas adecuadas, es muy fácil que puedan tomar malas decisiones financieras. Su impacto puede afectarlos por décadas. Esto se debe a que el manejo de sus recursos responde a la imitación de los hábitos de los demás. Por ello la educación financiera temprana es la mejor forma de prevenir problemas económicos en el futuro.
¿Qué enseñar sobre

educación económica

a los jóvenes?
Es importante que los jóvenes puedan recibir información sobre temas variados asociados al uso del dinero. Sin embargo, hay algunos temas que son de particular interés para esta población. Uno de ellos es el manejo del crédito. Esta temática incluye tarjetas de crédito, préstamos, entre otros. Cuando los jóvenes empiezan su vida adulta es posible que deban contraer deudas para poder establecer su futuro.
Esto es independiente de si se trata de préstamos educativos, para iniciar un negocio o incluso para comprar un vehículo o un departamento. Los jóvenes necesitan conocer cómo saber cuál es su nivel de endeudamiento adecuado, cómo evitar los intereses por mora, etc. De igual forma, el uso de tarjetas de crédito es uno de los temas más complejos. Los chicos deben entender que esta herramienta debe usarse en casos específicos. La tarjeta de crédito no es una extensión de su tarjeta de débito. Estos conocimientos les permitirán evitar el sobreendeudamiento y los altos intereses.
La

inteligencia financiera

ayudará a los jóvenes durante toda su vida
Inteligencia financiera para jóvenes para toda su vida
Tomar decisiones financieras es un aspecto que puede resultar intimidante si no se cuenta con el conocimiento apropiado. Sin educación financiera, para los jóvenes será difícil saber cuándo pasar de rentar a comprar un departamento o casa. Tampoco conocerán como negociar los intereses y plazos, cuáles son sus derechos y sus obligaciones en las entidades financieras. Finalmente, no sabrán qué oportunidades tienen para alcanzar su libertad financiera. Cambiar este panorama está en tus manos.
Hay algunos consejos y recomendaciones que los jóvenes pueden seguir para generar hábitos positivos alrededor del dinero. El primero es el auto control. Esto es algo que se aprende en la infancia y consiste en no buscar la gratificación inmediata. Esto ayudará a evitar gastos impulsivos e innecesarios.
Si se realizan consumos con tarjeta de crédito, a pesar de no tener el dinero en el banco, las consecuencias pueden no verse de forma inmediata. Pero, a largo plazo, un par de jeans o una cartera pueden terminar costando mucho más de lo que se habría pagado de contado. Los jóvenes deben entender que siempre será una mejor opción ahorrar para poder adquirir estos productos sin diferir.
Otra recomendación es enseñarles a que mantengan un registro de en qué están usando el dinero. Vale la pena tener un registro de ingresos y gastos que permitan tener un panorama claro de cómo se está manejando la economía personal. El hábito de crear presupuestos es fundamental. Sin embargo, los presupuestos no sirven de nada si no se los revisa y ajusta constantemente.
Empezar un fondo de emergencias y un fondo de retiro son dos actividades necesarias que no pueden esperar. Los jóvenes deben saber que mientras más temprano se pueda empezar a ahorrar, menos dinero se debe destinar a estos fondos mensualmente. Además, esto permitirá que la meta establecida se alcance más temprano en la vida.
Finalmente, es importante que los jóvenes conozcan la importancia de contar con herramientas que pueden ayudarles a evitar costos excesivos. Por ejemplo, muchas personas piensan que tener un seguro de salud no vale la pena pues casi nunca visitan el hospital. El problema es que cuando ocurre una emergencia y necesitan atención médica, las cuentas no tardan en empezar a apilarse. No es difícil que sobrepasen el valor que se habría destinado al pago de dicho seguro. Lo mismo se aplica a los seguros vehiculares.
En definitiva, los padres pueden ayudar a que sus hijos tengan una relación saludable con el dinero y todo empieza con pequeñas conversaciones en las que se les puede guiar y modelar el uso responsable. Si los hijos ven a sus padres ahorrar, lo más probable es que también adopten este hábito. Gracias a ello podrán tener un mejor futuro. La

Fundación Crisfe

tiene a disposición un programa para jóvenes enfocado en Cultura Financiera. El curso es gratuito y solo se debe registrar un correo electrónico para acceder al material.

También te puede interesar

5 razones para planificar tu jubilación desde el día de hoy

5 razones para planificar tu jubilación desde el día de hoy

Distintos tipos de aprendizaje de Educación Financiera en línea ¡Descubre cuál te conviene!

Distintos tipos de aprendizaje de Educación Financiera en línea ¡Descubre cuál te conviene!